top of page
_MG_0000_DJI_0778 b.jpg

sobre
MALAIKA
FOUNDATION

MISIÓN E HISTORIA .

Hay entre 250.000 y 300.000 niños que viven y trabajan en las calles de Kenia, y más de 60.000 de ellos en la ciudad capital de Nairobi. Estos niños no tienen refugio y no tienen la seguridad de tener comida todos los días.

 

Su entorno está plagado de peligros sostenidos de: miedo, acoso, violencia entre ellos mismos y hacia los demás, uso y tráfico de drogas, explotación sexual con alto riesgo de contraer ETS y VIH / SIDA, inanición y malas condiciones higiénicas y sanitarias.

Además de todo esto, estos niños (particularmente en Nairobi) son consumidores de sustancias. Esnifar pegamento es su escape de la pobreza, la falta de vivienda, la violencia y el abuso en las calles. Esnifar pegamento les ayuda a suprimir el hambre, porque el pegamento es más barato que la comida. Algunos niños dicen que usan pegamento y otras drogas para estimular sus sentidos.  Para alertarlos de una posible violencia, ayúdelos a dormir durante las noches frías o para adormecer su dolor físico o emocional.

 

Muchos de los niños afirman que sus padres han fallecido o los han abandonado. La calle, entonces, es su única oportunidad de ganar dinero y buscar comida.

* Estadísticas de Niños de la calle de Nairobi: esperanza para la generación futura de Kenia.

location.gif

DÓNDe
ESTAMOS

Estamos ubicados en el animado, vibrante,

y ciudad culturalmente rica de Nairobi,

Kenia.

Conoce al equipo .

MauroDeBettio_4.jpg

mauro de bettio

 FUNDADOR

Mauro es un fotógrafo de viajes y documental nacido y criado en un pequeño pueblo de los Alpes italianos, ahora afincado en Barcelona. Mauro explora culturas en desaparición, tradiciones ancestrales y cultura contemporánea, siempre conservando el elemento humano, pasando su vida trabajando en proyectos relacionados con temas sociales y de derechos humanos. Esta curiosidad por culturas y formas de vida tan diferentes lo llevó a los rincones más recónditos del país para capturar la emoción de varios individuos y sus historias únicas. 

Personas de distintas culturas, personajes y dogmas, que han abierto una ventana a sus historias, dejando que las emociones, el trauma, el sufrimiento y una luz perpetua de vida y alegría en sus ojos brille en sus ojos. Durante su último viaje a Kenia se acercó cada vez más a los niños de la calle de Nairobi. Pronto se dio cuenta de que estas almas estaban en extrema necesidad de ayuda y decidió dar a luz a lo que hoy se llama "Fundación Malaika".

_MG_0587.jpg

Sábado

Sabbath es de Kenia y es la cuarta hija de una familia de seis hijos. Creció en una pequeña aldea remota a las afueras de Nairobi. Habiendo nacido en la pobreza, su infancia no fue fácil y su vida fue una montaña rusa de problemas. No podía pagar las necesidades básicas como comida, ropa y matrículas escolares. Solo tener una comida al día era un gran problema. Trabajó como jornalera en plantaciones de maíz desde los 9 años solo para poner comida en la mesa. La experiencia del hambre fue real.

Su vida y experiencia personal son su fuente de inspiración.  Formar parte del maravilloso y desinteresado equipo de la Fundación Malaika, que trabaja incansablemente para asegurarse de que la sociedad infantil decida olvidarse de tener una comida, ropa y atención médica decentes, ha hecho realidad el sueño de Sabbath. Le ha dado una plataforma para echar una mano a quienes más la necesitan, y siempre estará agradecida por ello.

IMG_5878.jpg

Isabel y Mersolate

Elizabeth nació y se crió en un pequeño pueblo de Tanzania. Después de perder a sus padres a una tierna edad, no tenía a nadie que se ocupara de sus necesidades. Por eso se casó a los 14 años. Ahora es madre soltera de 5 hijos.

Mersolate nació y se crió en Nairobi, Kenia. Después de la secundaria, sus padres no pudieron pagar su educación universitaria. Ella es madre soltera de 1 niño.

Al ser madres solteras, estas dos deben trabajar duro para cuidar a sus hijos que dependen únicamente de ellas. Como no tienen un empleo formal ni un ingreso estable, realizan pequeños trabajos como lavar ropa para la gente y cocinar en pequeñas tiendas de alimentos. Desde que se unieron a la Fundación Malaika como cocineros, han hecho un gran trabajo preparando comidas para los niños Malaika. Son muy amables, trabajadores y apasionados por su trabajo.  Sobre todo, son muy tolerantes y pacientes, con corazones de oro.

SOCIOS .

Las contribuciones de nuestros socios, junto con la ayuda de nuestros donantes, es extremadamente importante para que logremos nuestros objetivos diarios.  ¡Gracias!

IAT-social_green-pink.jpg
bottom of page